La Serenata a Cafayate en Provincia de Salta tuvo ayer un escandaloso final, con abucheos al Chaqueño Palavecino, corridas y enfrentamientos de la policía con personas alcoholizadas en la plaza principal y calles céntricas de esta ciudad de poco menos de 30.000 habitantes, que se multiplica durante los cuatro días del festival. La edición número treinta y tres de la Serenata concluyó con una triste caída de telón en las primeras horas del domingo. Apenas trescientas personas siguieron la presentación de Los Huayra, considerado junto a Los Carabajal como el conjunto de mayor calidad en un festival mediocre, desorganizado hasta lo caótico.

El Chaqueño Palavecino desafió al público que comenzó a protestar porque su actuación se fue transformando en un largo monólogo de un intérprete que terminó diciendo que no aceptaría presiones del público. “Yo voy a hacer lo que quiera, no lo que me digan”, desafío Palavecino. El público que viajó a Cafayate para asistir a un buen espectáculo folclórico y pagó $40 la platea y aquellos que pagaron las más baratas, respondieron con una silbatina en repudio a la actitud de Palavecino que reclamaba vino a sus asistentes. Las actitudes de Palavecino provocó la renuncia de su representante artístico, Fernando Issa, al que El Chaqueño debe gran parte haber llegado a los escenarios nacionales.
Fuente: iruya.com