Relieve de cordobaEn el extenso territorio de la provincia de Córdoba confluyen las llanuras, las sierras y los valles, generando la base de la identidad el paisaje cordobés.

[adsense]La dilatada geografía cordobesa presenta casi dos tercios de su territorio con áreas de llanura; incluida una parte de la pampa húmeda, una parte de la llanura chaqueña y los llanos occidentales; estando el resto ocupado por formaciones montañosas pertenecientes al sistema de las Sierras Pampeanas.
Las Sierras de Córdoba presentan tres tipos de relieves dominantes: los cordones serranos, dispuestos longitudinalmente en sentido dominante norte-sur, las planicies elevadas o “pampas” y las depresiones interserranas o valles.
Se distinguen claramente tres cadenas montañosas principales:

* La oriental, conocida como Sierra Chica, cuya altura máxima se encuentra en el Cerro Uritorco (1.979 msm);
* La cadena central o Sierra Grande, constituida por los cordones de la Sierra Grande (con el cerro Los Gigantes como altura máxima, con 2.374 msm.), la Sierra de Achala y la Sierra de Comechingones (con el cerro Champaquí, que con sus 2.887 msm. es la máxima altura de la provincia);
* Y la cadena occidental donde se destacan la Sierra de Guasapampa y la Sierra de Pocho.

Entre las sierras se extienden valles longitudinales, como los de Punilla y Calamuchita. Las cumbres de las sierras cordobesas son planas, por lo que reciben el nombre de pampas; las mas conocidas son las de Achala, Pocho y Olaen.
Hidrografía

Un denso sistema de pequeños arroyos, ríos, embalses artificiales y la gran Laguna salada de Mar Chiquita identifican la realidad hídrica de la provincia de Córdoba.
La zona serrana está caracterizada por una gran abundancia de ríos, arroyos y vertientes, algunas lagunas y numerosos embalses artificiales, por lo cual puede decirse que el agua es una parte esencial del paisaje serrano cordobés.
Las principales cuencas son las que tienen sus nacientes en las Sierras grandes: la del Río Suquía (anteriormente llamado Primero), que nace en el Embalse San Roque, descendiendo hacia la llanura para desaguar en la gran depresión salina de la Laguna Mar Chiquita; la del Río Xanaes (ex Segundo), que recoge las aguas del Embalse Los Molinos hasta llegar a la Laguna de mar Chiquita; la del Río Ctalamochita (ex Tercero), el mayor río cordobés, con un importante sistema lacustre artificial en su cuenca alta, (seis embalses entre los que se destacan el del cerro Pelado, Tercero y Piedras Moras), y la del Río Chocancharava (ex Cuarto), que al unirse con el anterior originan el Río Carcarañá, tributario del Paraná.

En el sur provincial, proveniente de San Luis, se halla la cuenca del Río Popopis (ex Quinto), que desagua en una serie de bañados como los de La Amarga. En el oeste, recorriendo el valle de Traslasierra, se halla la cuenca del Río de los Sauces, en la cual se encuentra el Embalse la Viña.
Clima

El clima de la provincia es de tipo templado continental, con inviernos frescos y veranos cálidos, siendo la temperatura media anual entre 10 y 18º C. Las lluvias son estacionales de verano con unos 800 mm. anuales.
Existe una variedad de climas locales y microclimas que justifican la fama de Córdoba como centro turístico nacional desde fines del siglo pasado y comienzos del presente

Flora Y Fauna

Vegetación
En el atractivo paisaje cordobés encontramos predominancia de las siguientes plantas: coco, espinillo, piquilín, guayacán y jarilla hembra. Hay gran cantidad de especies no autóctonas que se han adaptado perfectamente al medio. También crecen con facilidad, favorecido por este privilegiado clima, gran cantidad y variedad de hierbas a las que la sabiduría popular y la farmacología han encontrado diversas aplicaciones medicinales.
La vegetación en la región serrana, se organiza en pisos diferenciados en base a topografía, altitud, humedad, temperaturas, exposición a los vientos, asoleamiento.
En el pie de las sierras se mezclan especies de la llanura (algarrobo, espinillo, tala, chañar, quebracho), con otras propias del bosque serrano.
Entre los 500 y 1.300 m.s.m. se establece el bosque serrano, caracterizado por la presencia del “molle” asociado con otras especies como el “coco”, el “horco molle”, el “horco quebracho”, el “manzano del campo” y el “piquillín”.
Entre los 1.350 y los 1.700 m.s.m., se afirma un tipo de vegetación arbustiva dominada por el “romerillo”, la “carqueja”, y algunos elementos arbóreos.
Por encima de los 1.700 m.s.m., desaparecen los árboles, salvo en las quebradas (como la del Condorito, donde se encuentra el “tabaquillo”, árbol de gran belleza y rareza). En los faldeos, altiplanicies y cumbres dominan los pastizales de altura, con presencia de gramíneas como la “stipa” y la “festuca”.
Fauna
Desde el punto de vista faunístico, entre las especies más comunes se pueden destacar: entre los felinos, el puma o león americano, el gato montés común y el colorado. Además de la cabra del monte, entre los rumiantes. Estos animales se encuentran en las serranías desérticas que conforman la Sierras Grandes y de manera alguna representan el más mínimo riesgo para los pobladores de la zona.
Existe entre los marsupiales la comadreja grande y pequeña, y entre los mustélidos el hurón, el zorrino y la nutria o lobo de agua. Los que predominan son los roedores, tales como la vizcacha, liebre patagónica y europea, conejo del campo; y dentro de los desdentados: la mulita, el quirquincho, el peludo y el mataco.
Entre las aves de rapiña nombramos el jote o cuervo, mientras que en los halcónicos es muy común el carancho. Hay varios tipos de lechuzas como el búho, la lechuza de las vizcacheras, el caburé y otros. Entre los loros encontramos los barranqueros, manzaneros y dos clase de catitas, mientras que en los cuclillos son muy difundidas las hurracas y el crespín.
También se encuentran diversas especies de martín pescador, picaflores, y aves cantoras, siendo las más comunes el zorzal negro, el rojo y varios tipos de calandrias. Otras son la monjita, el pijuí, el bicho feo, pito juan y benteveo, el chingolo, el hornero, el siete colores, existiendo abundante cantidad de tordos.
Entre las aves zancudas existen las garzas y el biguá, abundante en las costas de lago San Roque.
Entre las especies acuáticas podemos citar el pejerrey, bagre, vieja del agua, mojarrita, la voraz carpa y la palometa.
En cuanto a los reptiles: la iguana o “lagarto overo” y gran variedad de víboras y culebras, como así también ranas y sapos.