Un primer balance de la temporada: el problema está en los cortes o en los precios

Estamos en verano así que el tema en este espacio de análisis económico tenía que ser, más temprano o más tarde, el turismo. Todos sabemos que esta temporada, al igual que la del año pasado, tiene características peculiares debido al conflicto fronterizo con Argentina, país de donde proviene la mayoría de los turistas que nos visitan.¿Cuál es el balance de la temporada hasta el momento? ¿Cuánto visitantes ingresaron al país y cuántos de ellos son argentinos? ¿Cómo influyeron en la temporada los cortes de puentes y nuestros precios medidos en dólares, que siguen subiendo? Enseguida conversaremos con el economista Pablo Rosselli, de Tea Deloitte.

***

Pablo, ¿qué balance puede hacerse hasta el momento de la temporada turística?

PABLO ROSSELLI:
Ls datos oficiales disponibles hasta el momento marcan una sensible caída del ingreso de visitantes al país durante los meses de verano. Y la caída se produce por segundo año consecutivo, ya que en el verano de 2006, cuando comenzaron los cortes de puentes en Argentina, la afluencia de turistas había descendido también.

De todas maneras, Emiliano, si bien las cifras son negativas, son cifras que no causaron ninguna sorpresa ya que los problemas que se acarrean eran problemas bien definidos y conocidos antes de que empezara la temporada actual.

EC – ¿Qué números podemos dar Pablo para ilustrar esto que dijiste recién?

PR – Durante diciembre y enero, es decir durante los dos primeros meses de la temporada, los datos oficiales indican que ingresaron a nuestro país casi 540.000 personas, cuando en el mismo período de la temporada anterior habían entrado 605.000 personas en números redondos.

EC – Así que estamos hablando de que entraron 65.000 personas menos en esta temporada con respecto a la anterior, que ya había sido problemática.

PR – Así es, lo que significa en términos porcentuales una disminución de turistas de casi un 11%.

Aclaremos antes de seguir el análisis que los datos llegan hasta el 28 de enero, es decir que falta computar los últimos tres días del pasado mes. Son cifras dadas por la Dirección Nacional de Migración y fueron publicadas días atrás por el diario El País.

EC – Y me imagino que en esa baja de casi 11% el descenso de los turistas argentinos es la clave.

PR – Sí, no hay dudas de esto. El descenso de visitantes obedece básicamente a un descenso en la entrada de argentinos, aunque también, y esto no debe sorprender, se observa un descenso en la entrada de uruguayos que residen en el exterior, porque básicamente los que vienen son los que viven en Argentina.

Fuera de la región, el único dato negativo y que sorprende un poco, es un descenso de 9% en el ingreso de turistas estadounidenses. Por el contrario, la buena noticia es que el ingreso de turistas brasileños subió 20%, consolidando una tendencia permanente de aumento de visitantes del país. 

EC – Más allá de que los datos globales son claramente negativos por la disminución de argentinos, muchos operadores se han manifestado muy conformes con la temporada. ¿A qué puede deberse esto? El ministro de Turismo, Héctor Lascano, por ejemplo, afirmó que tenía una visión de un “optimismo responsable y sereno”, y destacó que los sectores gastronómicos y hoteleros han hecho un balance positivo de la temporada.

PR – En primer lugar, hay que tener en cuenta que cuando disminuye el ingreso de turistas no todos los sectores son afectados de la misma forma. Como los números negativos obedecen casi exclusivamente a la menor entrada de argentinos, probablemente el sector más afectado es el inmobiliario, ya que los argentinos son los que más tienden a alquilar viviendas. En cambio, los brasileños y los turistas europeos y estadounidenses, van generalmente a hoteles. Entonces con una suba del ingreso de brasileños de 20%, la actividad en los hoteles estuvo en diciembre y enero en niveles muy buenos.

Por el momento no tenemos más datos para hacer un análisis más detallado, pero seguramente los ingresos de los diferentes sectores medidos en dólares esté cayendo mucho menos que el 10,9% que citamos como caída en el número de turistas. ¿Por qué? Porque en general los precios medidos en dólares en nuestro país han subido con respecto a la temporada anterior, entonces las ventas o facturación de algunos sectores puede inclusive haberse mantenido constante con respecto al año anterior a pesar de que se vendan menos servicios.

EC – Para ir terminando Pablo y ya que hablaste de los precios, ¿cómo estamos frente a Argentina? ¿La caída en el ingreso de turistas argentinos obedece exclusivamente a los cortes de puentes o estamos muy caros y por eso vienen menos argentinos?

PR – Hagamos algunas precisiones… No hay dudas que nuestra posición competitiva con Argentina es mala. Esto lo venimos arrastrando desde la caída de la convertibilidad, cuando el dólar en el país vecino sufrió un fuerte aumento. Los precios en dólares en Argentina son más bajos que en nuestro país, esto es claro, pero no es algo de hoy, no es algo de esta temporada ni tampoco de la anterior. Como ya marcamos, es algo que se arrastra desde principios de 2002.

EC – Por lo tanto, ¿cuál es la conclusión?

PR – La conclusión es que los cortes de puente fueron sin dudas el factor clave para que se observe un menor ingreso de turistas en esta temporada con respecto al año anterior. Los ingresos de los argentinos están creciendo, así que por este efecto tendrían que haber venido más argentinos. Y en materia de precios no estamos muy diferente que el año anterior. Es más, cuando hacemos los cálculos estrictamente, observamos que estamos un poquito mejor que el año pasado, ya que la inflación en dólares fue mayor en Argentina que aquí en los últimos meses. Por lo tanto, nuestra posición competitiva mejoró marginalmente. Podemos dar algunos números para demostrar esto.

EC – Dale, creo que es interesante.

PR – En los dos países el valor del dólar hoy es similar al que regía en la temporada pasada: aquí apenas por encima de 24 pesos y en Argentina en torno de 3,10 pesos argentinos. Y los precios del consumo se encarecieron más en Argentina que aquí. La inflación en Argentina se ubica cerca del 10%, según los datos que publica el gobierno, y es un poco más alta según los analistas privados. Y aquí en Uruguay, la inflación en el último año se ubicó en torno de 6,5%. Con todos estos números se concluye que estamos un poquito mejor que en la temporada pasada, porque los precios en dólares en Argentina han crecido más que acá. Por lo tanto, la caída en el ingreso de turistas argentinos no se explica por el factor precio, sino por los cortes de puentes.

EC – Una última pregunta, Pablo. Recién comentamos los impactos en el propio sector turístico. Ahora, ¿cómo se puede ver afectada la economía en su conjunto a partir de esa caída del ingreso de turistas? Te hago la pregunta porque el turismo representa un sector importante de la economía nacional.

PR – En primer lugar, deberemos ver cómo termina la temporada porque los comentarios de los operadores apuntan a un descenso importante en febrero.

Pero, en principio, a partir de los datos de enero (que es el mes clave) la conclusión que nosotros sacamos es que no veremos efectos macroeconómicos importantes por la retracción del turismo, cosa que de hecho ya pensábamos desde antes de la temporada.

EC – ¿Por qué, Pablo? ¿Acaso no es tan importante el turismo?

PR – El turismo es importante para la economía, por su capacidad de atraer divisas y por el impacto en el empleo. Pero hay tres aspectos a tener en cuenta. En primer lugar, el ingreso de turistas ya se encontraba el año pasado en un nivel históricamente bajo, en buena medida porque no recuperamos los niveles que teníamos antes de la crisis argentina y en parte por los efectos de los cortes de puentes, que ya habían provocado una caída de los visitantes el año pasado. Entonces, eso quiere decir que la economía ha ido absorbiendo esos sucesivos shocks sobre el turismo en forma gradual. En segundo lugar, gracias al mayor ingreso de otros visitantes, la contracción del número total de turistas no ha sido tan fuerte y junto con los mayores precios en dólares podríamos terminar esta temporada con una generación de divisas similar o solo algo menor a la del año pasado. Y por último, las demás exportaciones del país han estado creciendo sin pausa en los últimos años. Y eso hizo que el peso del turismo en la generación total de divisas del país bajara sustantivamente. Por eso pensamos que la retracción del turismo no tendrá efectos macroeconómicos demasiado importantes.
Fuente: espectador.com

Recibe nuestras noticias

Seguinos!