Ubicado a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar, el géiser de Cátua es una maravilla natural que desafía la lógica: agua que, al brotar hirviendo, se transforma en hielo en cuestión de momentos. Este fenómeno, parcialmente congelado, ofrece un espectáculo único en la región.

Aunque existen alrededor de mil géiseres en todo el mundo, el de Cátua se destaca por sus características singulares. Se halla a 35 kilómetros de la localidad de Catúa, en el departamento de Susques, y a unos 350 km de la capital provincial, San Salvador de Jujuy.

Para aquellos interesados en visitarlo, la Casa de Jujuy proporciona información detallada sobre cómo llegar: «Desde Susques, se toma la Ruta Nacional 52 (asfaltada) y luego la Ruta Provincial 70. Tras aproximadamente tres horas de recorrido, se arriba a Catúa. A 35 km de esta localidad, se encuentra el principal atractivo: el géiser de Cátua».

Luis Rodriguez @luisrodriguez5023 nos comenta:

De Purmamarca, hasta Susques, ahí en turismo que está sobre la ruta se comunican con el municipio de Catua y avisan que va gente, una vez ahí te designan un guía y se registran, desde Susques a Catua son aprox 75 km mitad ruta (al Paso de Jama) y mitad ripio, hay que estar temprano y después el camino al geiser de ripio, otros 30 km esos sí con el guía, es fácil perderse.
Un dato, cambia de formas constantemente según el frío y el viento, pero para verlo con esas formaciones lo ideal es ir en invierno o cerca de esa estación, en verano con mucho calor se suele ver solo el pico que que no supera el metro de altura

Los meses ideales para visitar este fenómeno son julio, agosto, septiembre y octubre. En Catúa, es posible contratar servicios de 4×4 y guías especializados. Dada la creciente popularidad del lugar, se han ido incorporando más servicios turísticos. Y no es para menos: con el paso del tiempo y los cambios climáticos, el géiser cambia su apariencia, convirtiéndose en una obra de arte natural en constante evolución.

Sin embargo, el géiser de Cátua no está exento de controversias. Mientras algunos sostienen que pertenece a Chile, otros afirman con vehemencia que es territorio argentino. A pesar de las disputas, lo que es indiscutible es la majestuosidad de este lugar, que sin duda merece ser visitado.

 

 

 

author avatar
Visiting Argentina Manager
Red @TurismoArgentina

Categorized in: