La imperdible visita al callejón bañado en paredes de chapas de múltiples colores convertido en un museo a cielo abierto hacen de este pasaje uno de los destinos más notorios y atractivos para los locales y los que nos visitan, ubicado en el barrio de La Boca de la Ciudad de Buenos Aires.

Tours en La Boca

El famoso tango «Caminito» compuesta por Juan De Dios Filiberto y Gabino Coria Peñaloza en 1926 dió origen al significado cultural que hoy preserva este distinguido lugar, la canción fue grabada inicialmente por Carlos Gardel pero tuvo éxito con una interpretación de Ignacio Corsini.

Lo curioso de este tema es que la letra está referida a un caminito y la música a otro. Gabino Coria escribió muchos años antes inspirado en un sendero rural de un pequeño pueblo de Olta en la provincia de La Rioja, fue después cuando Filiberto le agregó la música siendo esta famosa vereda la inspiración.

Lo que inicialmente fue un arroyuelo se convirtió en una vía ferroviaria con el fin de suministrar trenes de carga en el puerto de La Boca. Para el año 1920 el ferrocarril dejó de pasar dejando al camino en abandono hasta convertirse en un basurero, a partir de este suceso Filiberto, quien solía merodear por el lugar para ir a su trabajo en la fábrica en 1904, desemboca sentimientos de profunda nostalgia bajo el compás de la canción. En 1950, el pintor Benito Quinquela Martín y vecinos dedicaron fuerzas para embellecer el lugar y devolverle la vida logrando que en 1959 la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires lo declarará «Calle Museo» convirtiéndolo en un centro cultural y turístico.

«Un buen día se me ocurrió convertir ese potrero en una calle alegre. Logré que fueran pintadas con colores todas las casas de material o de madera y cinc que lindan por sus fondos con ese estrecho caminito (…)Y el viejo potrero, fue una alegre y hermosa calle, con el nombre de la hermosa canción y en ella se instaló un verdadero Museo de Arte, en el que se pueden admirar las obras de afamados artistas, donadas por sus autores generosamente» – Benito Quinquela Martín.

Este apreciado lugar guarda otros rincones que lo caracterizan cómo único en el mundo. La pasión futbolera por El Boca Juniors, los museos y teatros.

La Bombonera, estadio de Boca Juniors

La pasión por el fútbol y la fiesta que se vive dentro de sus instalaciones en cada partido lo hace uno de los estadios más famosos del mundo.

Usina del Arte

Centro cultural multidisplinario que cuenta con una sala sinfónica, y otros espacios aptos para espectáculos de danza y exhibiciones de artes plásticas, muestras y exposiciones.

Museo de Bellas Artes de la Boca Quinquela Martín

Este edificio donado por el propio Quinquela a su querido barrio, tiene como objetivo la creación de una zona un polo cultural y educativo. Exhibe la mayor colección de obras del artista homónimo realizadas en los años 1922 y 1967 así como también aguarda obras de otros artistas argentinos boquenses.

El Teatro de la Ribera

Famoso por replicar su revestimiento por los colores de los conventillos de El Caminito, este lugar ubicado frente a el riachuelo forma parte del complejo teatral de Buenos Aires.

Fundación PROA

Se especializa en la difusión de los movimientos artísticos del siglo XX a la actualidad, cuenta con cuatro salas de exhibición, un auditorio multimedial y una librería, el espacio posee una fachada transparente para que el visitante esté en contacto siempre con el exterior y en el último piso un destino imperdible el restaurant con terraza.

author avatar
Visiting Argentina Manager
Red @TurismoArgentina

Categorized in: