La Trochita: El Viaje sin Tiempo

Tres veces a la semana en invierno y de lunes a sábado en verano, el Viejo Expreso Patagónico “La Trochita” recorre regularmente un trayecto que parte de Esquel y descansa en la estepa de Nahuel Pan, antes de emprender la vuelta. Se trata de un paseo de tres horas en un tren a vapor de casi cien años, que entretiene y emociona a los turistas de todas las edades y procedencias.

El viaje sin tiempo

El fuego en la caldera, el sonido del silbato, un temblor de avance y La Trochita empieza a moverse con ese traqueteo icónico, con el que parece iniciarse la magia de un viaje sin tiempo. El envolvente paisaje de Esquel durante 50 minutos muta en la amplia estepa de Nahuel Pan, a lo largo de 18 kilómetros. Se asciende 200 metros en un camino de curvas en el que la nieve se vuelve cada vez más intensa.

Desde lo alto, la inmensidad del Valle se observa en todo su esplendor. La llamada Curva del Huevo demanda una característica postal a la que no hay cámara fotográfica ni teléfono celular que se pueda resistir: desde los últimos vagones se captura al tren doblando en toda su extensión. Al llegar a Nahuel Pan, la locomotora se desengancha para cambiarse de lado, de modo tal que los primeros vagones quedan a lo último.

El Viejo Expreso Patagónico pasa sobre el arroyo Esquel apenas sale, cruza el camino a La Hoya y atraviesa nada menos que la mágica Ruta 40, esa arteria extensa que de norte a sur recorre la geografía nacional, paralela a la Cordillera de Los Andes. Ovejas, vacas, caballos y liebres, completan el paisaje, configurando la escenografía perfecta para el paso del tren.

Adentro, La Trochita, refugia el pasado. Los chicos curiosos se sorprenden con los asientos, con las ventanas, admiran de cerca al maquinista y si tienen la posibilidad, lo invaden de preguntas. Que cómo funciona este tren, de cuándo es, por qué despide ese humo, por qué es tan antiguo, son algunas de las cuestiones que se repiten. Una pareja mayor le cuenta a una ocasional familia amiga que su primera vez en La Trochita fue hace 50 años en el viaje de Luna de Miel y que ahora la están redescubriendo como paseo turístico para celebrar las bodas de oro.

Un hombre solo, se emociona hasta las lágrimas recordando sus tiempos de conscripto, tantas décadas atrás, sobre ese mismo tren. Dos amigos, de rodillas, alimentan la salamandra con leños para dar un ambiente cálido al viaje. Un poco más atrás, una pareja de extranjeros europeos porta máquina de fotos, planos, un libro sobre trenes con ilustraciones de altísima calidad y señala hacia el techo, como descubriendo aquellos detalles sobre los que supo leer tantas veces.

Una guía especializada narra la historia del ferrocarril en la Patagonia y responde consultas de los pasajeros. Un cantautor recorre los vagones cual juglar con sus interpretaciones y un fotógrafo registra los inolvidables momentos del viaje y ofrece sus servicios a los viajantes.

En Nahuel Pan, se hace un alto en el paseo para que en poco menos de una hora, los pasajeros puedan conocer este pequeño paraje Mapuche Tehuelche, visitar el Museo de Culturas Originarias Patagónicas, la casa de las Artesanas y la Feria Tokom topayiñ.

Acto seguido, la vuelta; la hora que completa el viaje. El recorrido a la inversa: la estepa que se vuelve ciudad. Y La Trochita que retorna al presente, regresando a sus pasajeros a la vida donde el reloj no regala segundos. Pero algo ha cambiado a partir de esta experiencia inolvidable: los abrazos agradecidos, las miradas, las palabras que tardan en salir, los ojos empañados de emoción que no dan tregua. El tiempo se suspende, ahí queda La Trochita, esperando un nuevo contingente para atravesar el tiempo.

Una huella en el desierto

 

La historia de La Trochita está ligada a un proyecto de principios del siglo XX para expandir la red ferroviaria nacional hacia la Patagonia, con una traza que llegara al sur del Sur y que uniera el Océano con la cordillera. El antecedente cercano es el arribo del tren a Ingeniero Jacobacci, en Río Negro, en 1917. Cinco años después, se encargan las locomotoras y los vagones, más no será hasta 1945 que la traza sumará 402 kilómetros en un trayecto de 600 curvas para llegar finalmente a Esquel.

Durante su primer lustro de vida, el Expreso Patagónico “La Trochita” transportó carga y fue recién en 1950 cuando empezó a llevar pasajeros, constituyéndose en el medio de transporte principal de los habitantes del noroeste de Chubut. Hacia 1960 y 1970, “La Trochita” ocupa un lugar central en la vida de los pueblos cuyas estaciones visita en su traza y es a partir de la proliferación del transporte automotor, principalmente con los camiones y los ómnibus, y de la apertura de los caminos; cuando su vida útil empieza a verse comprometida.

En los tiempos del cierre de los ferrocarriles en la última década del siglo XX, la reconversión turística de “La Trochita” la mantuvo viva. Frente a la decisión nacional de prescindir del trabajo ferroviario, fueron las provincias de Río Negro y Chubut quienes decidieron apostar por su continuidad.

Un cuarto de siglo después, la vieja máquina de 1922 es un testimonio vivo de un medio de transporte central para el desarrollo nacional y particularmente para el poblado de la Patagonia. El vapor disparado al cielo desde la chimenea, sus vagones de madera, la salamandra encendida y ese andar entre candoroso y cansino, invitan todo el año a los pasajeros a conmoverse y dejarse atrapar por un pedazo de historia que sigue marchando.

Vida ferroviaria

El Viejo Expreso Patagónico La Trochita, como se ha dicho, data de 1922. Se trata de un medio de transporte que ya no existe. En Esquel hay un galpón donde se realizan las reparaciones primarias y en El Maiten está el Taller donde se hacen las reparaciones más importantes e incluso la fabricación de las piezas. Viejos y valiosos planos permiten reproducirlas con exactitud ya que, se entenderá, no hay lugar en el mundo que pueda proveer repuestos de un vehículo tan añejo.

En lo que a maquinistas refiere, actualmente cuenta con dos, que conducen La Trochita desde antes de su reconversión turística, cuando todavía era un medio de transporte que resistía al paso del tiempo y el avance de los camiones y los ómnibus. A sabiendas del éxito turístico que viene representando, está en marcha la preparación de futuros maquinistas. Formados en Ingeniero Jacobacci e hijos de ferroviarios, estos “foguistas” practican con sus maestros, los actuales maquinistas, para asumir con responsabilidad la tarea que les espera.

Servicios

En verano, se viaja hasta dos veces por día, de lunes a sábados. En invierno, tres veces a la semana, ya que mover el tren es muy costoso y sólo se habilitan los viajes si se cuenta con pasajeros. Hay vagones de primera clase, con asientos acolchonados, en los que pueden viajar hasta 25 pasajeros; y vagones de clase turista, con asientos de madera, que se completa con 32 a 36 pasajeros. Antes había una diferencia de precio según el vagón, hoy es por orden de llegada.

En cuanto a las tarifas, hay un ticket general de 1260 pesos; para residentes nacionales es de 750; jubilados y estudiantes universitarios del país, 530; residentes de Esquel y Trevelin, 390; menores de 6 a 12 años, 450; y personas con discapacidades que presenten la acreditación correspondiente, viajan de manera gratuita. Es de destacar también que La Trochita cuenta con un vagón adaptado con rampas para sillas de ruedas.

Esquel cuenta además con el Paseo Ferroviario, que es un espacio que funciona en la antigua estación y que presenta una exhibición permanente de artículos, imágenes y documentación histórica de La Trochita. Se trata de la estación original: un edificio pequeño, de techo bajo y revestido en chapa, característico de la Patagonia, que invita a hacer un recorrido autoguiado una hora antes y hasta media hora después de la salida y la llegada del tren.

Además del servicio Esquel – Nahuelpan, también está el circuito El Maitén – desvío Thomae y se puede contratar un viaje especial (charter) que cubre el antiguo recorrido de La Trochita, tanto los 402 kilómetros entre Esquel e Ingeniero Jacobacci como los 160 que dividen a Esquel con El Maitén.

Estos “charters” se organizan con al menos seis meses de antelación, por las tareas de mantenimiento y seguridad que requieren.

Epuyén, un mágico rincón patagónico

Epuyén, en la provincia de Chubut, es un lugar con encanto propio, una comarca pequeña, en la que el entorno mágico de los paisajes patagónicos, la convierte en un destino increíble para descubrir.

Transitando por la emblemática Ruta n° 40, recorriendo 28 km desde El Hoyo, dos caminos se abren desde la misma, uno lleva a El Maitén, el otro, a la derecha, es el acceso a la localidad de Epuyen, con vistas al valle del río del mismo nombre.

Pertenece, junto a otras localidades de la zona a la Comarca Andina, cuyo recorrido está diseñado para no perderse ningún atractivo de la región. Epuyen, ofrece también un paseo por los viñedos, pudiéndose degustar el vino más austral del mundo.

El relax y la pesca deportiva, en un entorno mágico de naturaleza pura y el cielo más azul, son las actividades a las que invita el Lago Epuyén, que cuenta con playas bajas, resguardadas del viento, con aguas cristalinas. En su cercanía, los bosques, en los que la actividad de trekking se impone.

Las visitas imperdibles:

  • El antiguo molino harinero, en el que podrás presenciar el proceso de elaboración de la harina.
  • El circuito de la rinconada, un paseo en el que, las costumbres ancestrales del pueblo mapuche, se descubren junto a la impronta rural, traída por los inmigrantes. Imperdible.
  • Puerto Bonito, punto de encuentro con artesanos, además de caminatas en el Sur del lago.
  • Visita al Arroyo de la mina, en el que podrás conocer una antigua mina de carbón.

Pero no todo son atractivos naturales en Epuyén, la gastronomía patagónica se destaca por sus sabores; Corderos, truchas, chivitos, quesos, miel, chocolate, son algunas de las delicias que tenés que probar.

 

 

El Alerce Abuelo, 2600 años de antigüedad tiene el árbol más milenario de Esquel

En los confines del Parque Nacional Los Alerces, y admirado por turistas argentinos y de todo el mundo, permanece en pie, inmutable, el Alerce Abuelo, un tesoro milenario de 2600 años.

Para llegar a él, hay que realizar toda una travesía, que bien vale la pena para verlo de cerca. Desde su aeropuerto más cercano, situado en Esquel, hay que transitar 100 kilómetros hasta la pasarela ubicada sobre el río Arrayanes, luego, desde allí, trasladarse en barco más de una hora y caminar durante otra hasta acceder al Parque Nacional Los Alerces.

A la Orilla del Lago Menéndez aparece su figura, testigo mudo de gran parte de la historia de la humanidad, guerras, descubrimientos, conquistas, culturas, cambios climáticos, volcanes e incendios. Por supuesto, este ejemplar de alerce único, está en peligro de extinción en el planeta, por lo que, además de turistas, estudiosos e investigadores de la naturaleza se reúnen para contemplar su belleza.

El Alerce Abuelo tiene 57 metros de alto y 2,8 metros de diámetro y es el segundo árbol más anciano del mundo, el primero, es el Pinus Longaeva, de 5062 años, llamado Matusalén, que se encuentra en las Montañas Blancas, en California, Estados Unidos.

Protegido por la Cordillera de los Andes e instalado en un bosque muy poco explorado por el hombre, el Alerce Abuelo sobrevivió estos miles de años, y dado este alto grado de preservación, 188.000 hectáreas de los alrededores, fueron reconocidas como Patrimonio Mundial.

Son cuatro Parques de Argentina, además de Los Alerces, los que han sido distinguidos con este reconocimiento; El Parque Nacional Los Glaciares, el Parque Nacional Iguazú, el Provincial Ischigualasto y el Parque Nacional Talampaya. Acerca de la distinción de Los Alerces, se resalta a la antigüedad de su flora y fauna, cuya presencia se remonta a la época de la tierra en que los continentes estaban unidos.

Sin embargo, los primeros en reconocer la historia del Alerce Abuelo fueron los pueblos originarios de la zona, que lo denominaron Abuelo Solitario, por su permanencia en pie en el bosque. Y así, como deslumbró a quienes lo veían crecer y permanecer, en la actualidad atrae a infinidad de visitantes que buscan su compañía para meditar bajo sus ramas, o practicar yoga junto a él, además de estar rodeados de un entorno casi mágico, de íntimo contacto con la naturaleza.

La permanencia del Alerce Abuelo es, quizás, su gran atractivo, su idea de infinitud en este bosque milenario que atrae a alrededor de 150.000 visitantes, que recibe por año el alerzal.

Contemplarlo es una experiencia única, imperdible para quienes valoran la naturaleza y su increíble fuerza.