Mar del Plata: Nuevas aerolíneas y mayor cantidad de rutas incrementan su conectividad aérea con todo el país

La temporada verano 2018 en Mar del Plata se caracterizó por la cantidad de turistas que, literalmente, invadieron la ciudad y sus playas. Uno de los factores que determinó esta realidad es la mayor conectividad que presenta la ciudad respecto a otros veranos.

Con la presencia de tres líneas aéreas que la conectan con distintos puntos del país, se llegó al total de 93 frecuencias semanales, lo que contribuye al mayor movimiento turístico y de conexión productiva.

Aerolíneas Argentinas, Andes y Avianca son las empresas que unen a Mar del Plata con el resto del país, y no descartan continuar con este mismo número de frecuencias, una vez finalizado el verano.

Aerolíneas Argentinas cuenta con 57 frecuencias semanales BUE-MDQ y viceversa, 30 arriban al aeroparque Jorge Newvery, 27 a Ezeiza, 7 a Córdoba, 4 a Rosario, 5 a Tucumán, 4 a Mendoza y 7 a Bahía Blanca. En el transcurso de 2017, los pasajeros transportados fueron 238.000, en tanto el año anterior fueron 153.000, registrándose un incremento del 55,25 % en la cantidad de viajeros.

A fines del 2017 se sumó la empresa Andes Líneas Aéreas a la oferta de vuelos desde y hacia Mar del Plata, con 5 frecuencias semanales y una capacidad de 165 pasajeros por vuelo. Esta disponibilidad se encontrará vigente hasta el 28 de febrero, para luego analizar la continuidad de las frecuencias y, en lo posible añadir algún otro destino que conectar con la Feliz.

Los vuelos de Andes conectan con el norte de Argentina, a provincias como Salta y Jujuy, además de operar también con Córdoba, Mendoza y Tucumán.

En tanto, Avianca dispone de 4 frecuencias semanales, desde Mar del Plata hacia Buenos Aires, y desde allí a Rosario. Su evaluación ha sido muy positiva, por lo cual es decisión de la empresa continuar con el destino MDQ todo el año, e inclusive, de ser posible, incluir nuevos destinos y rutas, quizás internacionales.

Finalmente llegaría el tren a Mar del Plata

Luego de detectar el problema que impedía que el proyecto se llevara a cabo, dejando a la luz la existencia de alrededor de 55000 durmientes partidos e inservibles que habían sido colocados precipitadamente en las vías, ante la proximidad de las elecciones de 2015, se procederá a solucionarlo.

En los ramales en los que se habían llevado a cabo la colocación de nuevos durmientes, el resultado resultó negativo, ya que el que corresponde a Constitución- Mar del Plata funcionó durante un breve periodo de tiempo, de manera muy lenta y el restante, correspondiente al tramo Retiro-Rosario demora un tiempo notablemente más largo que el que debería tomar dicha distancia.

A partir del 2012 comienza la fabricación de los durmientes, a cargo de una empresa de Mar del Plata, que al año siguiente colocó 227.000 en las vías, repartidas en 129.000 en el ramal a Mar del Plata, y los restantes en las correspondientes al tramo hacia Rosario, desde la Ciudad de Buenos Aires.

Las obras nunca se finalizaron, siendo además detectadas las mencionadas fallas y fisuras en los durmientes. El informe, resultado de los 55000 que fueron relevados, observa que el defecto proviene de las deficiencias en la calidad del hormigón y en su posterior curado.

Luego de un arduo trabajo de negociaciones, en julio de 2016 se firmó un compromiso con la constructora (Dhasa), para que se hiciera cargo del recambio de la totalidad de los durmientes por nuevos, además del compromiso de recambio en caso de nuevas fallas durante los próximos cinco años.

Desde Trenes Argentinos Infraestructura, se inició un proceso de inspección y relevamiento, que dará como resultado el monitoreo constante de las vías y los durmientes.

El Acuerdo que, en estos días se encuentra totalmente firmado, ahorró al Estado, en caso de que éste se hubiera hecho cargo de los arreglos, alrededor de 1000 millones de pesos.

No se habló aún de tiempos previstos, pero ya está en marcha este nuevo comienzo, que finalizará cuando cada durmiente haya sido cambiado y repuesto el reemplazo en su lugar, logrando el óptimo funcionamiento del tren.