Un gran problema: El plástico es más del 80% de la basura en las playas de provincia de Buenos Aires

El Día Internacional de la Limpieza de playas se celebró el pasado 15 de septiembre, y durante esa jornada 535 voluntarios se desplazaron por 81 hectáreas de arena en la costa de la provincia de Buenos Aires, recolectando basura y limpiando las playas. En conjunto con Fundación Vida Silvestre e importantes ONG del partido de la costa, se realizó también el 3° Censo de Basura Costera.

Los resultados de dicho censo fueran realmente alarmantes, ya que, de 43.673 residuos no orgánicos, el 82% son plásticos, entre los cuales se encontraron tapitas, botellas, colillas de cigarrillos y bolsas, entre otros.

Las localidades censadas, dentro de 813.554 m2 de playa, fueron Bahía Blanca, Mar del Plata, Necochea, San Clemente, Arenas Verdes, Arroyo Pareja, Claromecó, Pehuen- Co, Punta Lara, Punta del Indio, Mar de Cobo, Reserva Mar Chiquita, San Clemente, Santa Teresita, Villa del Mar y Villa Gesell.

Además de la basura que la gente deja en las playas, hay basura que llega al mar a través de los sistemas de drenaje, por ejemplo, las bocas de tormenta, por lo que el porcentaje se incrementa considerablemente, siendo altamente perjudicial para el ambiente marino y aquí la comparación es pertinente: En todo el mundo, según estudios realizados, arrojamos al mar entre 5 y 13 millones de toneladas de plástico al año, esto equivale a un camión de basura arrojando su carga completa al mar cada un minuto. Terrible.

Es por este motivo que desde la Fundación Vida Silvestre Argentina se destaca la importancia de realizar los censos de basura marina, a través de los cuales se tiene conocimiento de la composición de la basura que llega a las costas, con el fin de identificar y proponer soluciones a dicha problemática, por ejemplo la promoción de separación de residuos, el reciclado por parte de los municipios y el eficaz tratamiento de la basura para evitar que termine su recorrido en el mar, mejorando los drenajes pluviales, todas acciones que favorecerían a la reducción de basura en el mar.

Para llevar estas acciones a cabo es necesario el compromiso de la población, además del trabajo de los municipios, tanto en concientización como en la práctica. La iniciativa personal e individual de cada persona colabora en que se realice un cambio a nivel poblacional, hábitos nuevos para reducir el consumo de plástico traerán consigo nuevas políticas del manejo de la basura.

Son muchos los voluntarios que, al realizar el censo, tienen por primera vez un acercamiento con el cuidado del medio ambiente, aprendiendo su problemática y tomando contacto con los residuos, identificándolos.

Las cifras que arrojan los estudios sobre el tema son elocuentes; para 2050, en todo el mundo, habrá 12.000 millones de toneladas de plásticos que terminarán en el ambiente y, si tenemos en cuenta el consumo de plásticos que se produjo entre 1950 y 2015, los números son impactantes; se generaron 6.300 millones de toneladas de basura plástica, de las cuales casi 5.000 millones aún están en el ambiente. Aterrador.

Fuente: Fundación Vida Silvestre Argentina

Descubrí dos destinos de playa únicos: Mar Azul y Pehuen Có

Vacacionar en un destino de playa se asocia con tranquilidad, arenas cálidas y el mar infinito en nuestras pupilas, pero si a esos atractivos le sumamos un bosque de ensueño y pueblos que parecen salidos de un cuento, las vacaciones serán las ideales para cualquier turista.

Los destinos de los que te vamos a contar hoy resumen ese encanto; Playas infinitas, frondosos bosques verdes, mar y la tranquilidad de un entorno puramente natural: Pehuen Có y Mar Azul.

Pehuen Có está ubicado a sólo 90 kilómetros de Bahía Blanca, tiene 500 habitantes y sus atardeceres son sublimes. Los atractivos con los que cuenta, además de contar con médanos de arenas finas, bosque de pinos y mar, son, el Bosque Encantado, la Casa Barco, el vivero, la Casa Molino, y el Barco Hundido, cada uno de ellos con una historia para contar, también son imperdibles las huellas de animales prehistóricos que habitaron el lugar hace más de 12.000 años.

El barco Hundido cuyo nombre era “La Soberana”, encalló en la playa de Pehuen Có a fines del Siglo XIX, y su procedencia era el Puerto de Montevideo, en Uruguay, la leyenda cuenta que el viaje en el que naufragó era su viaje inaugural, la carga y los tripulantes fueron rescatados y ya encallada, a los pocos años sufrió un incendio.

No podés irte de Pehuen Co sin conocer la Casa Barco, que fue construida en 1954, por un marino, Luis Novelli, inspirado en el barco Roma en el que navegó. Es un imperdible en los paseos por la localidad. El Bosque Encantando, distante a 5 km de la misma, es el lugar ideal para relajarse y descansar, este increíble bosque está formado por pinos, cipreses y eucaliptus, y se respira aire puro y mucha paz, allí también se encuentra el camping municipal, con todo lo necesario para quienes opten por acampar.

La localidad de Pehuen Có ofrece comodidades y servicios y cuenta con locales gastronómicos especializados en la comida local, frutos del mar y platos de carne al disco (parrilla realizada con el disco de un arado). La Casa del Molino está dentro de Pehuen Có y es una casa habitada por un escritor, Rubén Benítez, quien se inspiró en los molinos de viento de Don Quijote de la Mancha para darle forma a su hogar.

Mar Azul tiene una impronta similar a Pehuen Có, combinando también el bosque con las playas infinitas y el agua calma del mar, ubicada a pocos kilómetros de Villa Gessell. También su esencia es la tranquilidad y el contacto con la naturaleza. La Reserva Faro Querandí es la excursión por excelencia desde Mar Azul, y puede realizarse tanto a pie como en cuatriciclos.

Si te gusta pescar, no lo dudes, estás en el lugar indicado. Tanto embarcados como desde la costa, Mar Azul es sinónimo de excelente pescado, a veces durante la noche es el mejor momento para pescar, sin los bañistas que pueden ahuyentar la pesca y el relax de una pesca que es pura tranquilidad.

El Camping de Mar Azul es considerado uno de los más bellos de la Argentina, está rodeado de pinos y la vista del mar es cercana e impecable. Un lugar mágico, en el que el sonido es el de los pájaros del bosque y el sol se cuela entre las ramas de los árboles.

Estos dos destinos de la Costa Bonaerense ofrecen un descanso y relax único. Son lugares para resetear el espíritu y regresar a tu lugar con una mirada fresca y diferente.