Día Mundial del Malbec, el vino argentino que se destaca en todo el mundo

El 17 de abril se celebra el Día Mundial del Malbec, fecha en que el presidente Domingo F. Sarmiento, en 1853, emprendió la tarea de jerarquizar la industria del vino en Argentina. Fue así, como ese mismo año, y por pedido del propio Sarmiento, Michel Pouget, un francés especialista en tierras, trajo desde ese país, nuevas variedades de varietales, entre los cuales se distinguía el Malbec.

Vineyard – rows of Malbec vine plants

Debemos resaltar que estos varietales, traídos de manera oficial, no fueron los primeros, los inmigrantes italianos, españoles y franceses que se afincaron en Argentina, también habían traído semillas y comenzaron con pequeños viñedos. La amplitud térmica del país y la sequedad de su suelo, son ideales para una calidad de vino extraordinaria.

A partir de 1956, las condiciones climáticas no fueron favorables a los viñedos en la misma Francia, por lo que el Malbec de Argentina alcanzó un nivel muy superior a los de su tierra de origen, con plantaciones de más de 10 mil hectáreas y reconocido mundialmente por su sabor y textura.

Wines of Argentina, responsable de la difusión de la marca argentina en todo el planeta, instituyó en 2011, la fecha como el Día Mundial del Malbec.  Son más de 60 ciudades las que, alrededor del mundo, celebran esta fecha, además de relacionar el Malbec con Argentina.

El mejor vino tinto del mundo es argentino: Premiaron en Francia a un cabernet de nuestro país

Si bien el vino argentino es reconocido en todo el mundo por su sabor y textura, esta vez el reconocimiento fue para un vino Cabernet, recordemos que anteriormente la distinción había sido para un vino Malbec argentino.

La Unión de enólogos de Francia, premió como Mejor Tinto del mundo a La Mascota Cabernet Sauvignon 2016, creación Rodolfo “Opi” Sadler, enólogo mendocino. Este vino tuvo una producción de 700 mil botellas y su precio oscila entre los $400 y $450.

Fueron más de 130 jurados los que eligieron este vino argentino, quienes cataron a ciegas más de 3 mil botellas procedentes de 40 países. En la elección también resultaron ganadores de medallas de oro y plata, 9 y 18 vinos de nuestro país, respectivamente.

Es la primera vez que un cabernet argentino recibe esta distinción, lo cual configura un hecho histórico para la producción vitivinícola local, además de compartir jerarquía con vinos de Alemania y Francia, en las categorías de Mejor Blanco para el Limburg Grauer Burgunder Spätlese 2016, de la Bodega Sasbacher Winzerkeller y el Mejor Rosado para el Chateau Laurens 2017 Sas Les Domaines, de Montariol Degroote.

Así, son 9 vinos argentinos los que al día de hoy ostentan la distinción de Medalla de Oro, en tanto 18 han obtenido la Medalla de Plata. Un orgullo para todos los argentinos.